Y vinieron de otras tierras..
gentes, de cien mil comarcas,
por admiración del suelo que pisas
que tan ufano y gallardo se pavonea
a los ojos de quien antes
verle destruido quisiera...

Se debilitaron en mil batallas,
las huestes ya reducidas,
replegándose estoicamente
en suelo aliado y se refugiaron
levantando allí su campamento

 

 

No quedó una sola piedra de los muros ...
(tal vez Merlín, se lo haya llevado...)
y con él desaparecieron en el aire..
las voces, las risas, los juegos, los cantos ...
la traición, la mentira, la conspiración,
la desconfianza... y el llanto...

 

 

La calma y la paz, volvieron a ser reinas...
Se aquietó el espíritu profano...
en regreso a estos muros que encierran....
la raíz, la victoria,
la hidalguía, la leyenda...

Entra, te estamos esperando...
y juntos escribiremos
una nueva historia...